La enseñanza superior francesa se caracteriza tanto por su excelente calidad como por su diversidad.